martes, 27 de diciembre de 2016

Bruce Springsteen - "Highway 29" (montaje subtitulado, 1996)

Aquí dejo este videomontaje que he hecho con la letra incrustada de una historia repleta de imágenes. Ésta es una de esas pequeñas canciones que Bruce Springsteen va repartiendo en sus discos y que suelen pasar desapercibidas hasta que prestas atención a la historia que nos está contando. "Highway 29", que bien podría ser el boceto para una película negra de serie B, es un relato de como nuestro protagonista siente un mundo amenazante a su espalda hasta que encuentra en una chica la excusa perfecta para sacudirse sus miedos y perderse en la que puede ser su última oportunidad de soñar en vida lo que ésta ha ido apagando lentamente en su interior. Una pequeña joya olvidada.

Beth Hart – Fire On the Floor (2016)

Este disco cayó en mi redes hace tiempo, nunca le había prestado mucha atención a esta tía y de hecho cuando escuché "Fire On The Floor" esperaba encontrarme un buen disco de blues, pero lo que me he encontrado es una joya. Este disco es un paseo por todos los garitos que nos podamos imaginar, es mezclar ginebra, tequila, whiskey y cerveza y sentir que tu cuerpo lo acepta todo, es viajar desde un club de jazz de los años cuarenta hasta acabar en un discoteca de los setenta, o encontrarte en una pradera rodeado de porretas mientras tu cabeza se balancea al ritmo de un emocionante blues.


Pero no son sólo las canciones, es la manera de interpretarlas, de como maneja su voz en cada fraseo, esta tía se ha merendado a Etta james, Janis Joplin, Amy Winehouse y a Norah jones, las ha metido en un cubilete y se las ha tragado. La primera parte del disco avanza por esos locales repletos de humos y chulos de pacotilla (Jazz Man, Love Gangster, la sensual Coca Cola y Let´s Get Together donde el blanco y negro da paso al color y nos encontramos meneando nuestro cuerpo bajo una bola de espejos). En la última parte disco nos adentramos en la nostalgia con unas baladas que cortan la respiración: "Good Day To Cry", "Picture In A Frame" y ese final maravilloso que es "No Place Like Home".

"Una Animación en 3D"

Hace algún tiempo tuve que hacer una animación en 3D imitando el flexo de Pixar, yo lo hice a mi manera. Seguramente nunca me he pasado tanto tiempo al ordenador para hacer un minuto de vídeo, para crear aquel flexo de la nada, darle movimiento, montar la música, crear el fondo...etc. El otro día me lo encontré en uno de los cds que acumulo y me recordó porque desde entonces ya no veo las películas de animación con los mismos ojos, gracias a esas horas de creación descubrí lo que cuesta hacer un simple movimiento y que parezca real. Así que lo postproduje para que se pudiera ver en pantalla de 16:9 y lo subí a "you tube" para tenerlo a mano. En realidad, y aunque fue entretenido, me sirvió para darme cuenta que aquel programa con el que lo hice, el 3D Max, no estaría mucho tiempo instalado en mi ordenador, aquello requería demasiado esfuerzo y conocimientos que yo no tenía, y sobretodo demasiadas horas que debía emplear en seguir viviendo.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

"La Caja de Cartón"

Hay una luz que se enciende cuando su pequeño cuerpo se acerca a la ventana, ella mira a través de sus enormes ojos buscando un rayo de color, o una lluvia de verano, o un nuevo sol que le ciegue la mirada. Su dedo índice señala más allá de las nubes intentando encontrar lo que yo ya había olvidado buscar, entonces su dulce rostro choca con el mío, yo miro la inocente expresión de su descubrimiento, acaricio su cabeza y nos sentamos juntos en el suelo.

Más tarde la llevo en mis brazos mientras bajamos las escaleras, ella chapurrea palabras que no hace falta ser entendidas para ser comprendidas mientras yo repito sus gestos. Abrimos la puerta, sus pies tocan el suelo y su pequeña mano se pierde en la mía, caminamos juntos, yo sigo su paso, ahora los dos seguimos mascullando expresiones sin sentido, ella sigue repitiendo mis palabras y sus ojos siguen descubriendo ese mundo que se confunde con la visión de su propio universo imaginario.

Luego regresamos a casa, hoy vamos a jugar a un juego nuevo, cerramos los ojos e intercambiamos nuestras mentes: Ella soy yo y yo soy ella. Ahora yo coloco los cuadrados de juguete por colores mientras miro a través de la ventana intentando encontrar que el día se me descubra; me siento como una imagen que danza sutilmente por el cielo, que ha escondido prejuicios, conductas y pensamientos, que está de nuevo aprendiendo. El juego termina, ella gesticula con todos los músculos de su precioso rostro de niña, no le gusta lo que ha sentido, yo la elevo por encima de mi cabeza y reímos como si fuera la primera vez que lo hacemos juntos, luego volvemos al suelo y nos sentamos en cuclillas, ella señala una caja de cartón que se mece en una estantería, yo la alcanzo, la abrimos y descubrimos que en su interior no hay nada..., ella sonríe agradecida, y es entonces cuando me doy cuenta que por primera vez en mucho tiempo yo tampoco esperaba que hubiera algo dentro, y que aquella caja de cartón que por sí misma ilumina sus rostro infantil vive ahora también dentro de mi.

Marah, sala El Sol, Madrid 12/10/2016

La nostalgia es un sentimiento que remueve los recuerdos y que suele funcionar en el mundo del rock cuando se trata de la reunificación de bandas. El público acude en masa para comprobar si las mismas canciones con las que se identificaron hace años siguen ajustando las teclas de su memoria o si son capaces de recuperar los sueños de una juventud pasada.

Marah regresaba a Madrid con la formación original de los hermanos Bielanko, y ciertamente había en el ambiente algo de esa nostalgia de volver a encontrarse con una banda que hace años era señalada como una de las más prometedoras del rock americano; y en esas estábamos, recordando conciertos no tan lejanos en el tiempo, cuando empezó un recital tal y como debe de comenzar un concierto, con toda la energía de los músicos y la misma complicidad del público. Marah ha vuelto para demostrar que pueden seguir ofreciendo uno de los mejores directos que se pueden disfrutar en una sala, pero seguramente también para volver a sentir que el rock y la vida de la carretera sigue corriendo por sus venas.

domingo, 2 de octubre de 2016

"Perdidos En El Diluvio" (El Destino de Abraham Cero)



Hace aproximadamente unos veinte años se me ocurrió la idea de que debería de crear un mundo al margen de mi cabeza para que mientras aquella fantasía fuera tomando forma yo pudiera relajar mis particulares costumbres diarias y de paso rastrear en los ocultos pensamientos que mantenían mi mente alborotada. Así que compré un cuaderno de anillas y empecé a escribir con la intención de que una vez finalizada aquella historia ésta pudiera perdurar en el tiempo y que además se aproximara a los sentimientos de todos aquellos que se sentían solos y confusos o que se encontraban al margen de lo real.

Por aquellos años, los escritores con los que compartía noches de insomnio voluntario y escuchas radiofónicas nocturnas eran Bukowski, Kafka, Raymond Caver, Boris Vian...etc, recuerdo además saldar mi deuda con una colección de clásicos del terror que había ido coleccionando años atrás, y el placer de sentarme en la hierba del Retiro y empaparme en un par de sentadas "La Insoportable Levedad del Ser" (¡Qué gran título!) y "Los Renglones Torcidos de Dios". Pero aparte de los libros y el cine, mi medicación para desconectarme del mundo y enfrentar mis visiones y sueños con la vida real siempre ha sido a través de la música, del rock como fuente de resitencia y supervivencia, y ahí estaban también en mi cabeza sus grandes letristas: Bob Dylan, Lou Reed, Neil Young, Tom Waits...etc, y como no, Bruce Springsteen, del que me atreví a extraer el título de la novela de unas de sus canciones a modo de pequeño homenaje por su compañía y mi admiración, una novela que un principio había titulado "La Sangre en Silencio". Y por supuesto también estaba Van Morrison que, musicalmente me llevó a recrear parajes al ritmo de su música dejando que el tiempo pasara y la novela avanzara con todas sus contradicciones como si fuese la vida misma la que la estuviera dirigiendo, y como si los personajes tomaran aquel mundo ficticio como algo real hasta controlar su propio destino.

miércoles, 6 de julio de 2016

Festival Mad Cool y Neil Young, Madrid 16 al 18 Junio

Fin de semana perfecto, yo que no soy asiduo a festivales he de reconocer que merecía la pena acercarse a la orilla del Manzanares simplemente por ver a Neil Young y The Who. Con lo que no contaba era con el trato estupendo de todos los trabajadores intentando de que hubiera buen rollo y dando soluciones a cualquier problema que surgía, y eso es de agradecer acostumbrados a que en otros festivales se trate al público como ganado. El enclave perfecto, más o menos bien comunicado, encima tuvimos la suerte de que el calor se alejó durante ese fin de semana y que el ambiente era fenomenal. Servicios limpios, cervezas y copas no demasiado caras, y posibilidad de poder comer lo que te apeteciera. ¿Qué más se puede pedir?, Ah, sí, buena música y que el suelo no se hundiera como predecían algunos agoreros y muriéramos ahogados en el estanque. Ésto fue lo que escribí la misma noche en que se acabó el festival:

"¡¡¡IMPRESIONANTE!!!, que conciertazo de Neil Young, escribo porque no quiero acostarme, quiero seguir sintendo ese "Like A Hurricane" en mis venas, quiero tomarme una copa más y sentir que la vida es un golpe de rock que te devuelve a pensar que durante dos horas y media estaba en el lugar donde tenía que estar, y que si me hubiera tragado el estanque habría sido feliz porque bailaba como un poseso agarrado a un sueño y no me hubiera dado cuenta que en esas aguas sólo había lodo y patos muertos.

lunes, 4 de julio de 2016

"Taxi Driver"

Hoy me he dado cuenta que han pasado cuarenta años desde que se estrenó "Taxi Driver" en los cines, casi nada...; en mi opinión, Robert De Niro hace su mejor interpretación, y eso que tiene grandísimas películas en las que nos sedujo con su talento, pero en "Taxi Driver" construye un personaje que va más allá del guión, esa sonrisa ladeada, esa dejadez en el caminar, esa mirada que es capaz de insinuar tantos pensamientos y de ocultar tantos otros. Recuerdo que la primera que la vi tendría yo unos quince años y me impactó tanto su forma de llenar la pantalla que luego la alquilé varias veces en el videoclub hasta que un día la echaron en la televisión y pude grabarla. Y recuerdo que la banda sonora me describía tantas imágenes que a veces solía aparecer por mi cabeza cuando paseaba de noche por la ciudad..., una película lenta, aburrida y sin sentido, como decían algunos de mis amigos; para mí una película fascinante que me removía por dentro y me hacía mirar al mundo con la precaución de que los límites y las fronteras era tan irreales como la seguridad de pensar que cuando te miras a un espejo los ojos que te devuelven la mirada son siempre los mismos.

¿Qué habrá sido de Travis Bickle durante estos cuarenta años?, ¿Se seguirá mirando al espejo repitiendo "Are you talking to me"?...

The Long Ryders - Sala el Sol, Madrid 26/04/16

Más de veinticinco años después, aquellos jovenzuelos que se hacían llamar "The Long Ryders" se volvieron a cruzar en mi camino. Y digo veinticinco años porque es el tiempo aproximado en que por primera vez los escuché en una época donde para conocer grupos nuevos tenías que desplazarte a una tienda de discos o tener la fortuna de que en la radio pincharan algo interesante y tuvieras el tiempo suficiente para encajar la cinta virgen en la pletina y darle al Rec.

Los que nos criamos sin internet recordamos aquellas búsquedas y aquellas tiendas que se repartían por el centro de la ciudad donde podías pasarte las horas muertas mientras rastreabas entre cajas de vinilos y cassettes  hasta que hallabas algo que buscabas o alguna portada que sedujese tu interés por descubrir algo nuevo. Así, conocí a esa hornada de bandas americanas que catalogaron como NRA (Nuevo Rock Americano): Jason & The Scorchers, The Dream Syndicate, Green On Reed, Tommy Conwell, The River Detectives, Lone Justice, Rain Parade, Georgia Satellites...y como no, "The Long Ryders"..., viejas cassettes de segunda mano que todavía conservo.

The Wild Feathers - Sala Galileo Galilei 14/05/16

Te levantas por la mañana, desayunas, llegas a la puerta de una sala donde te reparten la prensa del día y otras revistas, entras, te sientas en una mesa y un camarero se te acerca. Ahí surge la primera duda, no sé que pedirme, se supone que a pesar de ser las doce y media de la mañana dentro de unos momentos vamos a presenciar un concierto de rock, así que tiro de cerveza e intento mimetizarme con la oscuridad de la sala.

The Wild Feathers es un grupo de jovenzuelos de Tennessee por los que su discográfica ha apostado muy fuerte, y es que detrás de su innegable talento hay también una gran maquinaria de promoción que espero que no devore sus ganas de seguir explorando sus propias raíces, de hecho, ya me sorprendió que llenaran la sala Caracol la primera vez que actuaron en Madrid y de ver a tanta gente joven en aquel concierto. Ahora han editado su segundo disco, y lo cierto es que si el primero fue toda una revelación, este último no me termina de convencer, pero en directo sí que demostraron su calidad y su verdadera capacidad para disfrutar sobre un escenario haciendo que aquella extraña mañana de sábado grupo y público se deshizieran de sus legañas y convirtieran aquel concierto en una gran fiesta privada.

miércoles, 22 de junio de 2016

"La Mirada De Burt Lancaster en Atlantic City"

Un día más, o mejor, una  noche más. Sentado en el sofá, con la casa sucia y todo liado. Otra noche que he intentado recuperar el tiempo que pierdo cuando es de día, como si no supiera vivir cuando el sol dirige los pasos de cualquier otra persona. Pero claro, no soy del todo normal, yo no soy así, lo aprendí hace demasiado tiempo, cuando sentía que todo el mundo crecía a mi alrededor mientras yo parecía ir menguando.

Ahora, con casi cincuenta y cinco años lo tengo asumido, no voy a ser nada especial para nadie, ni nadie va a intentar darme lo que de verdad necesito porque en el fondo nadie puede dar a otro lo que verdaderamente necesita. Así que, esta imagen nocturna, casi sonámbula que se repite constantemente, es algo que ya no me sorprende, me dan las cuatro y las cinco de la mañana y luego intento dormir, a veces incluso veo como amanece a mi espalda, tras la ventana, entonces rápidamente me dirijo a la habitación y me envuelvo entre las sábanas intentando que el sonido desordenado que procede todas las mañanas desde la calle no me atrape.

Esta noche he visto de nuevo "Atlantic City", es una película que me tiene absorbido, la he visto cientos de veces y me sé el desarrollo casi milimétrico de cada escena, pero siempre hay algo que me sorprende: la mirada de Burt Lancaster, esa mirada caída que sin embargo a veces parece que se llena de esperanza, son ojos marcados por las arrugas, tan profundos que no hace falta que te cuenten nada para sentir que en el fondo ese hombre también está sufriendo.

A veces, cuando termino de ver la película y mientras aparecen los títulos de crédito, consigo anular mi pereza y me dirijo hacia el baño. Entonces choco mi rostro con el espejo, dejo por unos instantes que éste se enfrente con todas sus modificaciones, que se enfrente con su infancia, con su perdida juventud, con su presente, y entonces veo mis ojos y no parecen ser ya los míos, son los ojos y la mirada de Burt Lancaster en "Atlantic City". Atuso mi gastado cabello hacia atrás, frunzo mis labios y dejo luego que éstos se humedezcan con mi saliva, estudio mis orejas, mi nariz, los pelos de las cejas..., después dejo que el agua helada salga libremente por el grifo, y de la misma forma dejo que ésta golpee mi nuca y que se deslice por mi cuello hasta notar que ésta corta literalmente mi cabeza.

Bruce Springsteen & The E Street Band - "Santiago Bernabéu, Madrid 21/05/16"

Nuevamente impresionante, el mayor espectáculo del rock regresó al Bernabéu y seguro que para los que le vieron por primera vez esa noche de mayo quedará guardada para siempre en sus recuerdos. Nadie puede discutirle al Boss su capacidad para dirigir una masa enfervorizada y para transmitir unas emociones que te hacen descuidar tu pequeño universo para danzar como un poseso, gritar como un adolescente o permitir que las lágrimas se escurran por las mejillas cuando el coche se aleja y Mary se queda en el porche de su casa.

Mis encuentros y reencuentros con Bruce datan desde 1988, desde entonces he tenido la suerte de poder verle al menos un concierto en todas sus giras y nunca me ha defraudado, ahora bien, este es el primer concierto del que esperaba mucho más y quizás por ese motivo, y desde un punto de vista muy personal, no salí tan entusiasmado como en anteriores ocasiones. A partir de "Downbound Train" empecé a sentir que lo que estaba viendo ya lo había vivido, y no se trata sólo del setlist, sino de la forma de interpretarlo. Estamos hablando de un tipo que tiene tantísimos temas que puede adaptar a un estadio que no le hace falta repetir los números que se marca en "Spirits In The Night" o en "10th Avenue Freeze-Out", el ejemplo es que "Sherry Darling" funcionó a las mil maravillas, y hablo de dos temas que a mí particularmente me encantan y seguramente no tanto a la gente que va por primera o segunda vez a ver a Bruce y que tira más de "The Rising", "Born In The USA" o "Hungry Heart".

jueves, 19 de mayo de 2016

Bruce Springsteen - "Conduciendo toda la noche"

Faltan menos de tres días para volver a reencontrarme con este viejo amigo, espero que toques ésta...

"Para un adulto, el mundo está constantemente intentando reprimirte, la rutina, la responsabilidad, la decadencia de las instituciones, la corrupción: Esto es el mundo que nos rodea. La música, cuando es realmente genial, abre toda esa mierda y permite a las personas emerger, permite que la luz, el aire y la energía entren y envía a las personas a casa con eso y me devuelven al hotel con ello" Bruce Springsteen

sábado, 7 de mayo de 2016

"La Mujer de Rostro Afilado"


Todo sucedió durante unos pocos segundos, una explosión, un estruendo que resonó en su cabeza, poco más que unas leves llamaradas que anunciaban su llegada. De su rostro surgieron unos ojos que parecían ondas rencorosas creadas por las alargadas visiones de su anterior vida y su cuerpo apareció recubierto de ventosas que atraían toda su envidia y mezquindad. Era ella, "la mujer de rostro afilado" había regresado, con sus ropas ennegrecidas por el deslizante maquillaje que deformaba el mundo y por el que serpenteaban delirantes imágenes de toda su violencia y su amargura. Aquel día, un niño miró hacia el cielo y al verla recordó lo que su madre escribió a fuego lento sobre su lápida: "En este mundo es mejor parecer que ser".

"La mujer de rostro afilado" había habitado el mundo creyéndose ser dueña de todos los pensamientos, propietaria de todas las sonrisas, acaparadora de todas las miradas. Decían de ella que cuando era un ser terrenal la podías ver levantando el puño en una manifestación feminista pero que luego era capaz de extraviar su mirada cuando una embarazada requería su ayuda, y que incluso hubiera sido capaz de cortarse una pierna si con eso hubiera conseguido que sus enemigos se amputaran las dos.

Frank Turner, Sala Arena, 04/04/16

Carisma, simpatía, fuerza... Frank Turner lo tiene todo para ser una estrella del rock y reventar festivales contagiando ese buen rollo que transmite. No sólo tiene grandes discos sino que en mi primer encuentro con él en directo me dejó claro que es de esos artistas que se crecen y disfrutan en el escenario. Habló y cantó en castellano, nos hizo reír, voló literalmente por encima del local, y sobretodo se dejó la piel con una energía que se transmitía hacia el público haciendo que éstos se la devolvieran y creando la magia necesaria para que un concierto se convierta en una celebración.

Chris Robinson Brotherhood, Madrid, Sala But 10/03/16

Te dicen que la vida es breve pero hay a veces que un concierto es capaz de parar el tiempo, de parecer toda una vida, desconectas, te dejas llevar, y por tu cabeza se suceden imágenes mientras la música suena y a tu alrededor ves caras de satisfacción que coinciden con la tuya aunque sus mentes divaguen con sensaciones diferentes.

Fui al concierto de Chris Robinson sin ser muy fan de los Black Crowes, ni tan siquiera de sus discos con la Hermandad, pero con el presentimiento de que me lo iba a pasar en grande y de que en aquella sala se iba a vivir uno de esos momentos que recordaré cuando finalice el año, y así fue, tres horas en las que asistí a una espectacular muestra de naturalidad donde la banda se agarraba a la improvisación y a la intensidad para deslizarse a través de los contoneos nocturnos de todos los que estábamos allí.


domingo, 28 de febrero de 2016

"La Calcetinera" (II Parte)

Segundas partes nunca fueron buenas. Aún así, y pisoteando mi vergüenza torera, he decidido divertirme un poco e intentar darle una descentrada prolongación a un relato que escribió un amiguete a raíz de una conversación de WhatsApp en la que varios compañeros de EGB intentábamos encontrar imágenes que nos surgían de los recuerdos de una época en la que íbamos corriendo a los sitios y en la que andar era, simplemente, de viejos.

Aquí podéis leer el original relato: http://veteporlasombra.blogspot.com.es/2015/06/la-calcetinera.html (de obligada lectura para entender mis desvaríos) sobre el que una noche me animé a darle forma a un mundo fantasioso que nos sitúa en el presente pero con la única intención de evocar el pasado, extraer unas sonrisas y homenajear a esa pequeña calcetinera que brincaba por nuestro patio. Va por mí y por todos mis compañeros, como solíamos decir. Es bueno seguir teniendo contacto con todos vosotros...

lunes, 15 de febrero de 2016

"Rebuscando en la basura"

Deberías rebuscar entre la basura, introducir de lleno tu cabeza dentro de aquel contenedor y agarrar con tu mano algo que sea más valioso que lo que tienes ahora. Debes saber que te vas a ensuciar, que tu cara se rociará de hollín y oscuridad y que las arrugas de tu rostro se ensancharán hasta esconder la última apuesta de tu sonrisa. Pero aún así, debes intentarlo, debes sacudir tu cabeza contra aquel muro, reconstruir ese pedazo de vida que cada día se descompone con parsimonia ante la esperanza y ante miradas no más acusadoras que la tuya.

A tu alrededor, las calles se estrechan, la lluvia inunda los sumideros de la fábula en la que te balanceas y el sol se desliza entre nubes contaminadas simplemente para no abrumarte demasiado. A tu alrededor sólo hay sonidos penetrantes, gentes recostadas en sus miedos, luchas y constantes enfrentamientos.

Sabes que ha llegado el momento de explorar nuevos caminos, de aparcar definitivamente viejas ilusiones y de sentir de nuevo que el mundo se abre, que es más grande lo que esconde que lo que muestra. Has de cubrirte de mierda, restregarte con decisión, arrastrar tu cuerpo ante seres que te parecerán superiores, cerrar los ojos y emborracharte después para olvidar y sobretodo mirar lo menos posible hacia atrás. Cuando des ese paso, notarás un desconocido frío que recorrerá tu inseguridad, pasearás con la sensación de una nueva y equivocada libertad, pero finalmente te darás cuenta que lo que necesitabas era rebuscar entre la basura.

domingo, 24 de enero de 2016

Canciones 2015 (2)

Segunda parte de canciones que marcaron el 2015, vamos allá...Veinte más.

BEIRUT - "August Holland": Reconocibles desde que empieza la primera nota, quizás "No,No,No" al que pertenece esta canción no sea su mejor disco pero la melancolía que despide "August Holland" y esa sección de vientos que marca melódicamente el ritmo hace de ésta una de sus mejores canciones. 

 

sábado, 23 de enero de 2016

Canciones 2015 (I)

Estas son algunas de las canciones que me acompañaron durante el año pasado, mi particular banda sonora de un 2015 que ya parece tan lejano. Aquí van las primeras veinte.

BEACH HOUSE - "Somewhere Tonight": Dos discos sacaron este dúo de Baltimore, podría haber elegido "Space Song" del primero pero me quedo con este "Somewhere Tonight" que cerraba el segundo cd, como siempre creando esa atmósfera tan característica con la que envuelven su sonido.


jueves, 14 de enero de 2016

Discos 2015

Más adelante cuando haga alguna lista de canciones me explayaré más. De momento, veinte discos, un rápido recuento de alguno de los discos que más me gustaron del año 2015:

RICHARD HAWLEY - "Hollow Meadows"
SUFJAN STEVENS - "Carrie & Lowell"
ROYAL HEADACHE - "High"
THE DECEMBERITS - "What A Terrible World, What A Beautiful World"
RYAN BINGHAM - "Fear & Saturday Night"
DANNY & THE CHAMPIONS - "What Kind Of Love"
JD McPHERSON - "Let The Good Times Roll"
JASON ISBELL - "Something More Than Free"
BEACH HOUSE - "Depression Cherry"
THE WHITE BUFFALO - "Love & Death Of Damnations"
FRANK TURNER - "Positive Songs For Negative People"
LANGHORNE SLIM & THE LAW - "The Spirit Moves"
GLEN HANSARD - "Didn´t He Ramble"
COURTNEY BARNETT - "Sometimes I Sit And Think And Sometimes I Just Sit"
NATHANIEL RATELIF AND THE NIGHT SWEATS - "Nathaniel Ratelif And The Night Sweats"
BILL RYDER-JONES - "West Kirby County Primary"
FATHER JOHN MISTY - "I Love You Honeybear"
THE DAMNWELLS - "The Damnwells"
RHIANNON GIDDENS - "Tomorrow Is My Turn"
WILL JOHNSON - "Swan City Vampires"

Bueno, ya llevo veinte, otros podían haber estado como el de Andrew Combs - "All These Dreams", o el de Drew Holcomb, Case Hardín, The Tallest Man On Earth, Will Hodge, Built To Spill, Foals, Low, Eugene Hideaway Bridges...etc

Fueron mis discos favoritos en el 2014:
Jesse Marchant - "Jesse Marchant"
The War On Drugs - "Lost In The Dream"
The Antlers - "Familiars"
Augustines - "Augustines"
Sean Rowe - "Madman"
Micah P Hinson - "Micah P Hinson & The Nothing"
Lucinda Williams - "Down Where the Spirit Meets the Bone "
Jonny Two Bags - "Salvation Town"
Future Islands - "Singles"
Cracker - "Berkely To Bakersfield"
Drive By Truckers - "English Oceans"
Marissa Nadler - July"
Damien Rice - "My Favourite Faded Fantasy"
Jackson Browne - "Standing In The Breach"
The Pains Of Being Pure At Heart - "Days Of Abandon"
Cheap Girls - "Famous Grave"
Leonard Cohen - "Popular Problems"
Doug Paisley - "Strong Feelings"
Damien Jurado - "Brother & Sisters Of The Eternal Son"
Bonnie Prince Billy - "Singer´s Grave A Sea..."
Passenger - "Whisppers"

Conciertos 2015 - Momentos

Pasan los años y los conciertos se van acumulando, pero a veces el tiempo es incapaz de borrar momentos que permanecen en la memoria y hacerte sentir que fue ayer cuando sudabas o sentías ese preciso segundo. Si mi mirada echa para atrás puedo verme con diecisiete años a más de cuarenta grados brincando con Bruce Springsteen mientras él y la E Street Band atacaban con "Boom Boom", el clásico de John Lee Hooker, segunda canción de un concierto de cuatro horas y de una inolvidable noche de Agosto. También puedo ver a Neil Young retorcido sobre el piano mientras cantaba "Helpless" y su sudor resbalando por las teclas un lejano Julio de 1993 en La Coruña o al mismísimo Bob Dylan dando la espantada en 1989 tras un corto pero vibrante concierto que acabó con parte del público liándose a hostias tras una gran versión de "All Along The Watchtower".

Bueno, pues vayamos al lío, año 2015, sin orden de llegada y apurando esos instantes que marcan los recuerdos éstos son mis cinco momentos del año:

CRACKER - Uno de Diciembre, sala el Sol. Ir a un concierto de estos tipos es apostar a caballo ganador, así que poco mérito tenemos los que estuvimos y mucha suerte de disfrutar de un gran concierto de rock. Momento: sin lugar a dudas cuando se liaron la manta a la cabeza con "Another song about the rain".

SEAN ROWE - Cinco de Marzo, sala el Sol. Sabía a lo que iba pero me volvió a sorprender, lo que es capaz de hacer este tipo con una guitarra y su voz está al alcance de muy pocos, emoción cuando interpretó "Flying" o "My Little Man", boca abierta cuando se despendola con "1952 Vincent Black Lightning", y sorpresa cuando ataca con "The River". Cuando acaba ésta Luzu (un amiguete de conciertos) me mira, elevamos las cejas, y en ese momento decidimos que Sean Rowe se merece un autorretrato original que con todo su arte le había dibujado mi colega y que le dimos después del concierto... de este concierto me quedo con ese instante. Gran noche.

VAN MORRISON - Diez de Noviembre en Madrid, Circo Price, por fin el león ruge y me llevo conmigo el mejor concierto desde los dos que le vi en los noventa en la Riviera. Una hora y media en la que el cantante da paso al intérprete y se deja llevar por la magia. Un momento clavado en la retina: su recreación de "Ballerina".

THE WATERBOYS - Veintitrés de Septiembre, La Riviera. Esta vez la sala-discoteca sonó de lujo, y los Waterboys dieron otro conciertazo, me sigo quedando con el que dieron en Capital hace unos años pero ver a Mike Scott & Company sigue siendo una experiencia única. Momento que recordaré: seguramente la versión de "Purple Rain" pero los minutos en los que fui más feliz que una perdiz fue con "We will not be lovers".

RYAN BINGHAM - Uno de Octubre, Sala But. Iba con fiebre y las piernas me pesaban como dos plomos, así que me separé de mis compañeros de fatigas, me pedí un whisky cargadito y sin hielos y mi culo se aposentó sobre una especie de sofá con los pies colgando y desde allí, saboreando mi derrota con la gripe, pude comprobar que este tío estaba rebasando todas las expectativas, ése fue mi momento, mi propia imagen resistiendo con el rock´n roll.

Y también quería hacer mención a la emoción que me supuso divisar a Bob Dylan después de tantos años, ni un pero a su concierto aunque ciertamente un pabellón de deportes desluce la puesta de escena y la valentía de mi trovador favorito.

miércoles, 13 de enero de 2016

"Viajando en un tren de cercanías"

Dices que se te ha olvidado lo que es descansar, mirar las estrellas y dejar pasar el tiempo, apagar los ojos y relajar tu mirada bajo oscuras ideas que no signifiquen nada. Últimamente has corrido demasiado, con una gran piedra cargada sobre tus hombros, sabes que has levantado tu cabeza pero eso te ha llevado a esconder una promesa marcada bajo tus recientes arrugas. El sol se levanta más tarde que tu cuerpo, tu cama es un resorte de muelles oxidados que esconde tu última tristeza y tu espejo se ha escudado tras un muro de resacas y viejas expectativas que ahora se ven maquilladas con la caducidad del pasado.

Coges un tren de cercanías que desearías que se transformase en un tren de largo recorrido, ya no observas ningún rostro, no escuchas los sonidos desordenados de la mañana, no reconoces la simpleza de una mirada. Aceleras tu paso, recoges tu pelo con una horquilla tan oxidada como los muelles de tu cama, y pasas entre el tráfico ocultando tu bello rostro con un velo de indiferencia que se rinde ante tus pies. Ahora caminas tan despacio que sientes que estás corriendo, arrastras tu cuerpo por las mismas calles, con las mismas desilusiones, por aceras que se cortan y que siempre tienen un final: aquel edificio que dobla tu espalda y enrojece tus ojos, aquel edificio en el que pareces ser un punto perdido en un infinito.

David Bowie, El hombre que viajó a Marte

Es difícil acostumbrarse a la muerte de esas figuras que han marcado nuestra juventud, así que cuando ellos desaparecen parte de esa inocencia con la que crecimos también desaparece y nos devuelve un mundo real en el que la muerte es parte de la vida de cada uno. La persona se va pero el personaje sigue recreando con sus canciones y su imagen ese sentimiento de juventud en el que las fantasías se revuelven a la realidad, esos momentos en los que como dijo Bob Dylan siempre seríamos jóvenes.

Y muy joven era yo cuando presté atención a la que es mi canción favorita de David  Bowie: "Heroes". Tendría 14 años y en el colegio un profesor nos puso la película "Yo, Cristina F", su objetivo era alertarnos de las consecuencias de las drogas y en especial de la heroína que a primeros de los ochenta se llevaba por delante a muchos jóvenes y a sus familias. Con el tiempo he pensado que más bien esa película lo que podría conseguir en unos adolescentes sedientos de experiencias era un efecto contraproducente... lo cierto es que a mí, que me dan pánico las agujas y que no tenía intención de dedicarme a la prostitución, lo que me quedó fue la oscuridad que transmitía la película, el rostro angelicalmente drogado de la protagonista y el momento cuando sonaba la canción de Bowie y destrozaban un centro comercial, a partir de ahí, supongo que por asociación, cada vez que me colaba en el metro y saltaba el torno en mi cabeza sonaba "Heroes".

Nos vemos en Marte, Sr Bowie.